El modo de escribir el canto gregoriano se parece mucho al solfeo habitual. O mejor dicho: el solfeo habitual se parece al modo de escribir el canto gregoriano, porque la notación musical se inventó para él.

El tetragrama

Todos distinguimos entre notas agudas y notas graves. Entre unas y otras puede haber distancias diferentes, que se llaman intervalos. Para apuntar la distancia entre una nota y otra utiliza una pauta de líneas paralelas. Las notas agudas se escriben en las líneas y espacios de la zona superior, y las notas graves en las líneas y espacios de la zona inferior. Cuanta más distancia llegue a haber entre las notas agudas y las graves, más líneas harán falta. En la música habitual se usan cinco líneas, que forman el pentagrama. En el gregoriano basta con cuatro líneas, que forman el tetragrama.

Tetragrama

La clave

Una vez que tenemos la pauta de cuatro líneas o tetragrama, nos falta algo más para asignar su lugar a una nota determinada. Si la distancia entre dos notas contiguas fuera siempre la misma no habría problema. El tetragrama sería como una escalera de peldaños iguales para subir o bajar invervalos. Pero la distancia entre dos notas contiguas no es siempre la misma.

Que no cunda la alarma: en la práctica solo hay dos distancias o intervalos. Entre dos notas contiguas solo puede haber o un tono, o la mitad de un tono, llamada semitono. Es mucho más frecuente la distancia de tono que la de semitono, así lo que nos interesa es sabe dónde está el semitono, para estar avisados. Para eso se inventaron las claves, que siempre se ponen en los lugares de notas que tienen un semitono debajo. En gregoriano hay claves de do y de fa.

La clave de do suele estar en las líneas 3ª, 4ª y 2ª, por este orden de frecuencia. Allí donde esté, allí estará la nota do. A partir del do se puede saber dónde están las demás notas.

Por su parte, la clave de fa suele estar casi siempre en la 3ª línea.

Las notas

En el gregoriano las notas se escriben con forma cuadrada y romboidal. Se diferencia en esto de la notación musical moderna, que escribe las notas con forma redonda (excepto la figura llamada, precisamente, cuadrada.

Las notas pueden aparecer tanto solas como unidas en grupo. Se lee siempre antes la nota inferior.

            

El bemol

El bemol es un signo que a veces se pone delante de la nota si. Significa que este si debe cantarse un semitono más grave.

El custos

Es un signo que se pone al final de cada tetragrama para saber cual es la primera nota del tetragrama siguiente, de modo que al cantor no le coja por sorpresa.

Barras de puntuación

Para separar las frases y los elementos de cada frase se usan unas líneas perpendiculares al tetragrama. Indican las parada que debe hacerse para que se entienda la estructura de la frase musical y textual. Cuando más importante es la parada que debe hacerse, más larga es la barra de puntuación. Hay cuatro tipos

  • cuarto de barra
  • media barra
  • barra
  • doble barra

Otros signos

El asterisco (*) indica el lugar en que el coro debe unirse al solista o grupo de solistas.

La flexa (†) se pone en los versículos largos de los salmos, para efectuar una breve detención dentro del mismo hemistiquio (= la mitad del versículo).